HERCULESPARALIMPICO: Psicología en fútbol inclusivo.

Compartido por Sergio Clemente. Hércules Paralímpico y Hércules C.F. 

Por Paloma Uriarte González. Dirección Técnica y Psicóloga del Hércules Paralímpico.

Cuando me ofrecieron la posibilidad de formar parte del cuerpo técnico del equipo de fútbol paralímpico, creo que dudé unos instantes, pero instintivamente no pude negarme a embarcarme en este pequeño-gran proyecto. Desde los 18 años estoy involucrada en el sector de servicios a personas con cualquier tipo de discapacidad y me entusiasmó la idea. Tras tomar la decisión, fue cuando me asaltaron las dudas, pues recordé que algún día había estudiado una asignatura de psicología deportiva pero que, en esos momentos, fue una asignatura más que había que cursar dentro de la licenciatura. Ello me hizo pensar que quizá no estaba preparada para ello, pues mi trabajo se orienta actualmente a la psicoterapia individual y a dirigir grupos de apoyo terapéutico.

Mis allegados me miraban con mucha sorpresa cuando les hablaba del proyecto, pues sabían que el fútbol y yo, precisamente no congeniábamos muy bien. Pese a ello, mi respuesta siempre era la misma; como psicóloga, mi trabajo se centra en apoyar a las personas para que mejoren y potencien su calidad de vida. Lo único, que en esta ocasión, la herramienta que emplearíamos sería el fútbol. Fue curioso porque ello me hizo tomar conciencia de las veces que en terapia o en mis cursos yo hacía uso de metáforas deportivas a modo de ejemplo y las usaba como recursos motivacionales.  Así que de alguna manera, no estaba tan desvinculada del área deportiva como pensaba.

El deporte creo que tiene mucho en común con la vida y comparte con ella que es un camino en el cual nos encontramos obstáculos, nos encontramos compañeros de viaje, se nos plantean retos y pruebas, es un devenir continuo de procesos de toma de decisiones, resolución de conflictos, muchos de ellos bajo presión, … Tanto en la vida como en el deporte  tienes tus valores, tus creencias, tus potencialidades, tus capacidades… y, por otro lado, vas “practicando”, vas creando tus propios recursos y herramientas para seguir avanzando. Considero que cuando las personas realmente nos involucramos en la vida; logramos sentir pasión y llegamos a amar lo que estamos haciendo, al mismo tiempo conseguimos integrar a nivel inconsciente una serie de valores y aptitudes que nos facilitarán nuestro desarrollo personal. Al igual sucede en el deporte. A través del mismo aprendemos autodisciplina, responsabilidad, aprendemos a ver el fracaso como una inyección de aprendizaje, desarrollamos nuestra capacidad de autosuperación, aprendemos a crear nuevas estrategias para solucionar problemas, desarrollamos confianza en nosotros mismos, aprendemos a trabajar en equipo y a trabajar en pro al bien común.

Pese a tener mi planteamiento de trabajo asentado en estas premisas, quise contrastar con expertos en materia con el fin de ofrecer un trabajo más específico y adaptado al equipo. Al iniciar la búsqueda de información, observé cómo la psicología deportiva ha estado íntimamente relacionada con el alto rendimiento, sobre todo abordando la promoción de la salud física y mental del deportista. Sin embargo, apenas hay dedicación al ámbito deportivo adaptado.

El uso de la psicología deportiva dentro del ámbito adaptado, no sólo es una herramienta que nos permite potenciar el rendimiento del deportista en el terreno de juego, sino que pasamos a crear una herramienta que puede contribuir a la aceptación y readaptación de esta persona a su actividad cotidiana y social. A través del deporte, podemos desarrollar habilidades y cualidades que apoyen a la persona a vivir su día a día con una actitud proactiva y positiva ante las adversidades, llegando a derribar barreras socialmente impuestas.

La temática general que me propuse trabajar inicialmente fue:

Crear equipo: partiendo del autoconocimiento personal, hemos trabajado el conocer al resto de compañeros y, desde ahí, poco a poco ese grupo de deportistas ha empezado a transformarse en un equipo, es decir, es un engranaje en el que todas sus piezas tienen su función, su cometido y trabajan en pro al mismo objetivo.

Desarrollar estrategias que nos permitan tener una buena tolerancia ante la frustración. En este punto no sólo hago alusión a cuando se “pierde” un partido; bajo mi punto de vista, si ese partido ha servido para darnos cuenta de factores a mejorar, no se podría considerar una pérdida. Pero sí que en muchas ocasiones, en la competición hay factores que nos pueden despertar emociones contradictorias y nos lleven a tomar decisiones erróneas y a reaccionar bajo sus efectos. El poder trabajar la tolerancia ante este tipo de situaciones como podrían ser una penalización del árbitro, una acción antideportiva por parte de algún compañero de juego, es necesario para seguir estando atento al partido y no perdido en nuestra corriente emocional.

Manejo y gestión de impulsos y emociones.  Dada la presión generada por los encuentros y competiciones, es necesario que los deportistas tengan herramientas que les permitan un mayor autocontrol en momentos complicados que conllevan gran carga emocional, estrés y ansiedad.

Auto superación personal y deportiva. Prestar apoyo para que cada uno de los jugadores disponga de guías para alcanzar sus retos dentro y fuera del terreno de juego. Quiero dejar constancia de que concretamente, en este sector observo una rivalidad muy sana entre los deportistas, rivalidad que siempre está presente en el terreno de juego y al finalizar el partido, todo queda ahí. Esta rivalidad deportiva que se genera en el campo, observo que nunca está por encima de la autosuperación personal. Es decir, nos mueve el esfuerzo por mejorar, por dar siempre lo mejor de nosotros mismos. Para mí es un privilegio contar con personas cuya motivación es intrínseca y el afán que les lleva a entrenar y a seguir trabajando es mejorar ellos mismos antes de pensar en estar por encima del rival. Creo que este es un valor relevante que hace que mi puesto de psicóloga tenga sentido dentro de este equipo.

Al mismo tiempo, este afán de autosuperación tiene un impacto directo en la calidad de vida de este deportista, pues hace que se sienta más capaz, hace que mejore su autoconfianza, su autoestima y sus relaciones interpersonales. El deporte ayuda a desarrollar un adecuado proceso de planteamiento y consecución de metas y objetivos, alcanzando conductas y hábitos de vida más saludables, valores, actitudes y un correcto sentido de la verdadera deportividad.

Independientemente del ámbito en el que estemos, la psicología deportiva siempre busca el maximizar el rendimiento del deportista. En este sentido me gusta emplear diversas técnicas. Por ejemplo, lastécnicas de visualización buscan el “preparar el escenario” de actuación deportiva. Dependiendo del objetivo que tengamos, podemos trabajar con imágenes de situaciones anteriores en las cuales nuestro rendimiento no fue eficaz y buscar de qué forma podría ser más óptimo.  También se puede visualizar anticipando situaciones bajo un contexto deportivo que contengan la presión y el estrés propios de la competición para buscar estrategias de afrontamiento que nos permitan concluir de forma exitosa la situación.

Por otra parte las técnicas de relajación buscan reducir los niveles de ansiedad cognitiva (pensamientos de fracaso, incapacidad en la toma de decisiones, bajo nivel atencional) o controlar los síntomas fisiológicos de la ansiedad (dolor de estómago, aumento de la frecuencia cardíaca, cefalea tensional, dificultad en el sueño, alteraciones del apetito, etc.), para que estos no interfieran de manera negativa en la ejecución deportiva.
Aplicando de forma adecuada estas técnicas apoyaremos al deportista para sentirse más confiando, mostrando más seguridad en sus habilidades deportivas, evitando que variables psicológicas provoquen el descenso en el rendimiento.

Para mí es fundamental trabajar la actitud de cada deportista y la actitud grupal que define al equipo. El trabajo en los entrenamientos y en el vestuario está enfocado a mantener y potenciar siempre una sana actitud deportiva. Para ello se realiza un trabajo de comprensión cognitiva en el cual se trabaja las creencias, pensamientos negativos y todas esas barreras mentales que nos alejan de nuestro objetivo. Esas barreras mentales, son invisibles, suelen ser automáticas y se activan cuando menos lo esperamos. El dotar al deportista de recursos para poder reconocerlas y abordarlas a tiempo es sinónimo de autocontrol, que finalmente se traduce en una actuación funcional, coherente y exitosa.

Para llevar a cabo este trabajo, hago uso de técnicas de Programación Neurolingüística (la PNL es un modelo que nos ayuda a comprender el funcionamiento de nuestra mente, nuestra percepción, cómo procesamos la información y la experiencia a fin de diseñar estrategias que nos predispongan al éxito), las técnicas derivadas de la terapia Gestalt (esta terapia es un proceso de toma de conciencia de la experiencia a través de la integración  de las dimensiones sensoriales, afectivas, intelectuales, sociales y espirituales que permiten una experiencia global para la persona) y técnicas de Inteligencia Emocional(que dotan de inteligencia nuestras emociones para conocerlas mejor, entenderlas, seleccionarlas, conocer también las de los demás y poder generar resultados óptimos).

Pese a estar en un ámbito deportivo de competición, una premisa inquebrantable a la hora de orientar el trabajo es que el objetivo esté orientado a la tarea y al proceso más que se centre únicamente en el resultado. En este deporte conseguimos avanzar si todos los días vamos practicando y dando pasos. El éxito no llega por sorpresa, es algo que se trabaja si se cree en ello y si se es constante. Así pues, me parece preciso valorar el día a día del equipo. Cuando perdemos de vista esto y sólo nos fijamos en el marcador final, fácilmente podemos desprestigiar todo el proceso y trabajo realizado en cada jornada.  El éxito no se consigue en el sprint final. Si entrenamos duro diariamente y disfrutamos de ello, conseguiremos disfrutar del camino y realmente llegaremos a conseguir metas consolidadas.

Siempre he dicho a mi equipo que hemos de trabajar bajo el lema de “Las 3 R’s”, que son: el Respetohacia uno mismo y hacia el compañero, ya sea técnico, rival o compañero de vestuario. LaResponsabilidad que cada uno tiene en cuanto a sus actos y palabras respeto a sí mismo y para con los demás. Y la última “r”, la del Riesgo, que hace alusión al valor que hay que poner para abrirnos a la experiencia y dar el siguiente paso.

Creo que tanto en la vida diaria como en el terreno de juego no hay grandes ni pequeños retos, sino que se trata más bien de cómo nos preparemos para afrontarlos. Así pues, seguiremos entrenándonos para la vida y el deporte, fortaleciendo nuestras mentes, marcándonos objetivos y trazando el camino para conseguirlos.

Aprovecho para agradecer a mis compañeros la confianza que han depositado en mí para guiar este proyecto y sobre todo agradecer el apoyo mutuo que recibo por parte de mis jugadores, técnicos, compañeros de otros equipos y técnicos profesionales, pues todos trabajamos desde nuestra área para fomentar y conseguir que el deporte sea para todos.

 PALOMA URIARTE GONZÁLEZ
Dirección Técnica y Psicóloga del Hércules Paralímpico.

Fuente: http://www.herculesdealicantecf.net/noticia/psicologia-en-futbol-inclusivo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s