Los minisupercampeones.

El pequeño triatleta que no quería correr sin su hermano o la niña que corrió un maratón antes de cumplir 7 años. Recopilamos algunas de las historias más llamativas de nuestros “minisupercampeones”

Por Fran Chico. sportlife.es.

ben

EL INCREÍBLE BEN

 

Ben Baltz tiene 12 años y vive en una familia de corredores: su padre, su madre y su hermano mayor son runners. Ben con sólo 6 años sufrió cáncer en los huesos. Después de sufrir la amputación de una pierna y 8 meses de quimioterapia pensaba que nunca podría él correr como el resto de su familia. Pero cinco meses después de tener su pierna ortopédica fue a caminar por primera vez con su madre y al año ya podía correr 6 km. Ahora se ha convertido en fuente de inspiración para muchos corredores cuando circuló esta foto suya completando un triatlón junto a su padre bajo una lluvia torrencial. “Significa mucho para mí inspirar a otros jóvenes a que hagan deporte y todavía más a otros amputados para que empiecen a correr”.

SERÉ TRIATLETA CON MI HERMANO O NO LO SERÉ

En nuestro especial anual Sport Life Kids hemos incluído un artículo especial de motivación con historias de niños que son un verdadero ejemplo de pasión y por la vida. Aquí reproducimos la historia de los hermanos Long. Aquí puedes saber más de los artículos de Sport Life kids que ahora mismo puedes conseguir en los kioscos. http://www.sportlife.es/deportes/articulo/revista-familias-deportistas-esta-quioscos-sport-life-kids

long1

Esta es la preciosa historia de dos hermanos, los Long, de un pequeño pueblo de Norteamérica. Conner era el mayor y siempre soñó montar en bici por las calles de su pueblo (White House en el estado de Tenesse) o jugar con él al basket con su hermano pequeño Caydem. Pero este no podía moverse. A los cuatro meses de nacer, los médicos descubrieron que Cayden padecía una parálisis cerebral, que genera rigidez de movimientos e impide a quien la sufre caminar o hablar.
Pero la parálisis no alejó a los dos hermanos; su lazo se hizo más fuerte. El mayor de los Long se desvive por su hermano: “Me encanta hacerle cosquillas, siempre tiene una sonrisa en los labios, nunca se enfada”. Conner le cuida, le da de comer y, sobre todo, porque que podía esperarse entre dos hermanos, juega con él.
A sus siete años Cayden va a la escuela en autobús cada día como cualquier chaval de su edad. “Tras el dolor inicial de ver que tu hijo no será como los demás, llegas a la conclusión de que él no ha de vivir recluido en casa, de que Cayden podía hacer muchas cosas, sólo era cuestión de voluntad. Si se quiere, se puede”, dice madre Jenny. Cayden ha aprendido a interpretar el lenguaje con señas y es feliz cuando va a la piscina. En el agua puede moverse como su hermano. “Lo que más duele es no oír expresar a tu hijo sus pensamientos, sus necesidades. Muchas veces me pregunto cómo sería su voz”, comenta Jenny.
long2
En 2011 Jenny leía en una revista un artículo sobre el triatlón The Kids Nashville. A Conner le apasionó la idea de debutar en triatlón pero no quería hacerlo sólo“¿Puedo participar con Cayden?”, preguntó a su madre. “Nunca le quieres decir que no a tu hijo, no supe qué contestar”, recuerda Jenny.
Entonces los padres contactaron con los organizadores. En la carrera ya tenían experiencia de niños participantes con diabetes o con alguna minusvalía y habían participado ayudados por sus padres, pero nunca por un hermano…¡pero siempre hay una primera vez!
Conner se lanzó al agua para completar los 100 metros de natación. Una cuerda le unía con una balsa en la que viajaba Cayden. Luego llegaron cinco kilómetros en bici en la que llevó a su hermano enganchado. Quedaba el último tramo: la carrera a pie. Conner se calzó los zapatillas, mientras sentaban a su hermano en un carrito. Poco les importó cruzar los últimos la meta con un tiempo de 43 minutos y 10 segundos. Era lo de menos. Nadie podía imaginar que ambos pudieran competir juntos. Ni sus padres. “Estaba emocionada, les veía a los dos juntos en la meta, no dejaba de llorar. Vi cumplido el sueño de cualquier madre”.
Y sólo fue la primera vez. Los Long ya han hecho más de 14 triatlones, siempre juntos. “Nunca correría solo, no sería justo para Cayden. Sin él no seríamos un equipo, me siento bien sacándole de su mundo y que sienta que me ayuda a ganar un carrera”, apunta Conner. “Porque algún día entraremos en primer lugar”. Yo no apostaría en su contra.

long3
Su gran objetivo es, cuando la edad se lo permita, competir en el Ironman de Hawái. “Pero no sin mi hermano”, recalca Cayden.

6

¿QUÉ DIRÍA UN MÉDICO EXPERTO DE LA NIÑA QUE CORRIÓ UN MEDIO MARATÓN CON 6 AÑOS?

Hace justo un año saltó a la fama una niña de 6 años que había competido en medio maratón (hizo 2h 47′) con el apoyo de sus padres triatletas. En Sport Life nos hicimos eco y preguntamos a un experto como el Dr. López-Chicharro, Catedrático de Fisiología del Ejercicio UCM Y Especialista en Medicina del Deporte para arrojar algo de luz en este tema y saber realmente si es tan burrado como a nosotros nos parecía. Nos parece muy interesante recuperar su opinión ya que aunque esto es un grado extremo cada vez son más los padres deportistas que tratan de acelerar el desarrollo deportivo de sus hijos. Esto fue lo que nos contó el Dr. Chicharro.

 

“Lo primero que se me ocurre comentar, como médico, es un cierto grado de irresponsabilidad de los padres de este niño. ¿Qué quisieron demostrar?….¿existe alguna ventaja fisiológica, psicológica o emocional para este niño por haber completado una media maratón?, o son los padres los que buscan ese “reconocimiento” del orgullo mal entendido, y casi siempre envuelto en frustraciones personales?. Los niños constituyen una población vulnerable en relación al deporte, porque otros (en el mejor de los casos los padres) son los que toman las decisiones por ellos, así que un niño hará o intentará hacer lo que sus padres le indiquen. De ahí la responsabilidad de los padres a la hora de encauzar la actividad deportiva de un niño.
Lejos de las consideraciones anteriores, y más desde un punto de vista médico, hay que tener en cuenta que un niño de 6 años está en pleno periodo de crecimiento, tanto fisiológico, como estructural, y ello hace que tengamos que ser cautos a la hora de tomar decisiones en relación al deporte. Veamos que hace un niño espontáneamente cuando juega con sus amigos: ejercicio interválico de alta intensidad. No elige con sus amigos correr durante 2 horas, no, selecciona otro tipo de actividad para la que su organismo está más preparado..por qué?. Varias razones que solo señalaré puntualmente: 1) a diferencia de los adultos su percepción de fatiga no está plenamente desarrollada (seguro que habéis visto muchas veces como los niños pasan de la actividad más frenética al sueño más profundo en cuestión de minutos), luego no parece lo más adecuado enfrentar a un niño de 6 años a una prueba de resistencia aeróbica de más de 2 h, en la que la percepción de la fatiga es tan importante; 2) su sistema osteomuscular está en periodo de crecimiento, y tampoco parece lógico que le sometamos a impactos como los que implica una carrera de larga distancia, y no solo por la carrera en sí, sino por el entrenamiento al que ha de someterse; 3) su sistema de termorregulación no está maduro, así que tampoco parece muy conveniente enfrentarlos a una prueba (y entrenamientos) que les causen ese estrés añadido; y 4) no olvidemos que el ejercicio físico es percibido por nuestro organismo como un estrés, al cual trata de adaptarse; si el estímulo es más fuerte que el que podemos asimilar, entramos en “sobre-entrenamiento” o incluso enfermamos, así que dado que no sabemos bien los límites de estrés soportados por un niño de 6 años, me parece un riesgo elevado jugar así con un niño. Ni siquiera en el ámbito de la especialización precoz en carrera de resistencia aeróbica (en otras disciplinas quizás si) podría justificarse. Tampoco se conocen bien (porque afortunadamente no hay muchos “padres ejemplares” como los de la noticia) los efectos sobre el desarrollo funcional y estructural del sistema cardiopulmonar de este tipo de entrenamiento, ni sobre el crecimiento, ni sobre las consecuencias para el futuro deportivo como adulto (“niño deportista quemado”, de los que hay muchos ejemplos).

Ejercicio para los niños, SI, desde luego que SI…es lo NATURAL para cualquier mamífero joven….pero cuidado!….6 años son muy pocos años para tomar la decisión personal de correr una media maratón…. en cambio no necesitan que nadie les anime a jugar al fútbol entre ellos…..eligen esa actividad porque de alguna manera se sienten bien, y comparten la misma con niños de la misma edad, ni con 5000 personas de 35-50 años que son los que le van a acompañar durante los 21 K. En fin, sigo pensando que hay mucho deportista “frustrado” que pretende que el hipotético triunfo del hijo, sea también el suyo”.

k1

LA NIÑA DE 10 AÑOS QUE HIZO 2110 ABDOMINALES

¿Son pequeños héroes del deporte a admirar o ejemplos de niños cuyos padres no tienen dos dedos de frente? Si hace dos años fue noticia la niña estadounidense que acabó un medio maratón con sólo seis años, estos días ha saltado a los noticias de los periódicos de todo el mundo Kyliegh Boss, de 10 años, que ha realizado 2100 abdominales en 90 minutos. Durante el esfuerzo reconocía haber sufrido dolores de estómago y tener ganas de vomitar, pero consiguió aguantar y lograr el récord ante la presencia de sus padres que la animaban.

Hemos querido saber la opinión del tema de nuestro experto en fitness Domingo Sánchez. Este es el texto que nos ha escrito.

Algunas historias de superación, sobre todo las realizadas en el mundo de la actividad física suelen ser inconsciencias. El deporte de alto rendimiento y batir record, ya sabemos que no tiene nada que ver con la salud, ni tan siquiera con un estado de forma saludable, pero más impacto tiene cuando se llevan a cabo en etapas del desarrollo de niños que no son conscientes de los riesgos asumidos. Es en estas situaciones donde los entrenadores tienen que saber contemplar criterios de riesgo/beneficio y los padres tener más responsabilidad a la hora de utilizar a sus hijos para utilizar el ejercicio de la forma más adecuada en dosis y valores. La presión de muchos padres para conseguir hijos campeones, les lleva a ampararse en falsos valores de superación y sacrificio basados en aspectos puramente emocionales, alejados de conceptos racionales.

Este tipo de noticias impactantes, es un mal ejemplo para la prescripción del ejercicio, animando al resto de la población a criterios tan simples como “más es mejor”, conseguir más repeticiones, llegar más lejos, rendir más a costa de todo, no debería ser un ejemplo a seguir, sino un ejemplo a evitar. Como mínimo, debería hacernos pensar si estas acciones son inconsciencias e irresponsabilidades más que situaciones a elogiar. La educación y formación de padres y entrenadores respectivamente, debe ser clave para utilizar el ejercicio y sus retos en una dirección saludable y educativa consiguiendo hábitos de vida saludable a muy largo plazo.

“Más no es mejor, mejor es mejor”

Fuente: http://www.sportlife.es/comunidad/noticias/articulo/minisupercampeones/1

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s