Paralimpicos; Para-Triatlon: Los nuevos ojos de Susana Rodríguez

La triatleta ha cambiado de guía a poco más de tres meses para los Juegos.

Ha recuperado la ilusión por el triatlón gracias a su nueva guía: Mabel Gallardo.

Susana y Mabel en el Europeo de Lisboa de paratriatlón
Susana y Mabel en el Europeo de Lisboa de paratriatlón. Foto: Patricia Rodríguez

Por Almudena Rivera. marca.com/paralimpicos.

Lleva años soñando con estar en unos Juegos Paralímpicos. Estuvo a punto de hacerlo como atleta en los de Pekín en 2008 pero entonces había sólo seis plazas y siete hicieron la mínima. Susana Rodríguez fue la sacrificada y la decepción fue tan grande que dejó el deporte dos años.

Recuperó la ilusión perdida gracias al triatlón, deporte en el que ha conseguido cuatro medallas mundiales (un oro, una plata y dos bronces) y tres europeas (un oro y dos bronces). “Para mí lo es todo, es mi vida. Disfruto mucho porque me encanta”, reconoce la gallega.

Sin embargo, en el último año ya no disfrutaba como antes. La gallega, cuya agudeza visual es de un 5% en un ojo y de un 7% en el otro debido al albinismo, llevaba casi cinco años compitiendo junto a su guía Mayalen Noriega. Los triatletas con deficiencia visual necesitan que alguien sea sus ojos en el agua, en el tándem y en la carrera a pie, pero al final un guía es mucho más. Es necesario que haya sintonía fuera de la competición también.

Una nueva ilusión

Pero esa sintonía comenzó a desafinar hace un año y, a tres meses de los Juegos Paralímpicos de Río, Susana decidió cambiar de guía. “El tratar de competir de forma simultánea en paratriatlón y ciclismo de montaña, el no cumplimiento con actividades a realizar en concentraciones, la pérdida sin ser utilizados de billetes de tren o avión adquiridos por mí o por las Federaciones de Triatlón, etc y el distanciamiento personal han creado un ambiente poco propicio para continuar trabajando juntas de cara a Río”, explicaba en un comunicado.

 

La decisión la tomó cuando regresaba de disputar una prueba de Copa del Mundo en Águilas el pasado 15 de mayo. Allí compitió por primera vez junto a Mabel Gallardo, una profesora de primaria que lleva más de diez años compitiendo en triatlón en categoría élite y que ha hecho dos veces el Ironman de Hawaii. “Iba a ser mi guía suplente pero junto a ella disfruté mucho de la competición, que era algo que hacía tiempo que no vivía”, reconoce Susana.

“Nunca había hecho de guía, pero al ser profesora está acostumbrada a explicar y lo hizo muy bien”, añade. “Pensé qué querría saber yo si no viese, no sólo los obstáculos, también cómo van las contrincantes, las sanciones… No es sólo indicar las curvas, baches, subidas y bajadas”, explica Mabel, que en su primer triatlón juntas estaba tan pendiente de Susana que casi se le olvida quitarse el neopreno. “Pero en el Europeo de Lisboa, que era nuestra segunda prueba juntas, hicimos las transiciones más rápidas que el resto de nuestras rivales. Y era algo que se me solía atascar bastante”, reconoce.

 

Sólo han competido tres veces. La tercera fue en el Campeonato del Mundo de Duatlón celebrado en Avilés, el cual ganaron. Ahora su objetivo es preparar lo mejor posible los Juegos de Río. Se entrenarán juntas en Murcia, Lanzarote y Sierra Nevada durante el verano. “El objetivo es pelear por el podio en Río. La historia del paratriatlón olímpico se va a empezar a escribir allí”, dice.

Y la escribirá junto a Mabel, que en principio iba a ser sólo guía suplente. “Le dije que se lo pensara muy bien, que yo iba a poner todo el trabajo e ilusión de mi parte pero que a lo mejor no cumplía sus expectativas. Ir a los Juegos era una posibilidad muy remota, pero estoy feliz”, dice.

Igual de feliz que Susana. “Tras el cambio la veo con muchas más ganas y animada, y ese estado anímico seguro que se refleja en el resultado deportivo”, dice Luis Piña, su entrenador.

Triatleta y doctora

Después de Río, la triatleta gallega se incorporará a la unidad de Medicina física y rehabilitación del Hospital Clínico Universitario de Santiago de Compostela. A pesar de las limitaciones visuales y de los continuos viajes y entrenamientos, Susana ha ido a curso por año. “Es estrictamente meticulosa y la propia discapacidad la ha hecho hacerse más fuerte ante las barreras”, dice Luis. No tiene límites.

Fuente: http://www.marca.com/paralimpicos/2016/06/11/575bfcb2e5fdeae64e8b45fc.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s