Juegos Paralímpicos: “Lo mínimo que se despacha”. (Desafortunadamente).

Compartido por David Blay Tapia.

Publicado por Angel Sanz

Casi todo el mundo ha vivido algún caso en el que un familiar, un amigo o alguien cercano que por una razón u otra le ha tocado de cerca algún caso de discapacidad de cualquier grado. Si no es así, lo que es seguro es que de alguna manera han escuchado testimonios de diferentes personas que han pasado por la experiencia en la que una vida se transforma en el momento en el que se ven expuestos a lo que implica el cambio de perspectiva de convivir con ello.

El caso es que, en el 100% de los casos que conozco, esos familiares, amigos y personas cercanas, cuentan que primero experimentan un período de shock y de ajuste por el desconcierto que supone “resetear” su cabeza sobre lo que implica esta nueva situación que va a ser así desde ese momento en adelante.

Sin embargo, salvo ocasiones de egoísmo desmedido, ese entorno que ha aprendido a convivir con la discapacidad coincide en afirmar que ha sacado lo mejor de cada uno, que le ha dado una perspectiva diferente y mucho más profunda, que le ha dado más conciencia de lo que es realmente importante, de la esencia de la vida y que están expuestos continuamente a miles de lecciones vitales en la que se aprende a través de la experiencia elementos básicos para el crecimiento como la superación, la humildad, el esfuerzo, la creatividad, la actitud, el compromiso o la generosidad.

A cualquier persona que ha vivido alrededor de la discapacidad, le preguntas de qué manera le ha impactado tener que “resetear” y dedicar tiempo y energía a las dificultades que implica, invertir dinero y esfuerzo para que alguien que nace con “desventaja” en el mundo de hoy en día y TODOS te dicen que en muchas ocasiones piensan que ha sido una bendición por lo que ha implicado en la familia, en el entorno, en los amigos pero sobre todo para ellos. Sin duda le ha hecho mejor persona y probablemente mejor profesional.

En una conferencia que tuve la suerte de dar con Dani Caverzaschi(tenista paralímpico y actual número 17 del mundo) en la Universidad de Warwick, Dani empezó pidiendo un aplauso para su silla de ruedas porque, según él “tener que utilizarla desde que nació le ha permitido desarrollar la actitud que hoy en día le ha llevado a conseguir los logros deportivos, académicos (licenciado con honores en económicas) y personales que le hacen ser una referencia más allá del ámbito deportivo.

Dani contaba que a veces le preguntaban que si pudiera elegir, si hubiera preferido tener las dos piernas al nacer. Su respuesta es siempre rotunda: “de ninguna manera. No la he echado de menos nunca”. Él es lo que es por cómo ha vivido y por cómo ha sido educado. Y ha disfrutado la vida cada momento y ha crecido todo lo que él ha querido. Y lo que le queda. Es un súper ejemplo de muchas cosas, además de un deportista excelente.

Mi conclusión personal es que la discapacidad es algo que intentamos evitar en nuestro entorno pero que, una vez que “te toca”, te das cuenta de que lo que te aporta es tan grande y te hace crecer tanto que no sólo no te planteas que ha sido “mala suerte” sino que, en muchísimos casos entiendes que te aporta tanto que te hace crecer que agradeces poder vivir estas experiencias de crecimiento y desarrollo basado en dar y en aprender.

La semana que viene empiezan los Juegos Paralímpicos de Río 2016. Sí, es aquello que pasa unas semanas después de los Juegos Olímpicos que parece que es una obligación formal del COI y que casi todos nosotros ignoramos tanto por interés como por seguimiento.

Los Juegos Paralímicos deberían ser para el deporte lo que en realidad es la incorporación de la discapacidad a una familia. Es verdad que al principio sientes que “te ha tocado” y que probablemente implica una reorganización. Pero una vez entiendes que es así, puedes verlo como una carga o como una oportunidad.

Creo que el Deporte aún sigue viendo el deporte paralímpico como una carga. Que hay que mantener las formas y que en la medida de lo posible hay que ayudar. Hay que ser socialmente responsables, considerados y en cierta medida generosos. Y no está mal, pero realmente eso es lo mínimo que se despacha. Es algo que tenemos que dar por sentado.  Es como la limpieza o la higiene: se da por supuesta pero en el momento en el que no está, se nota. No vas por la vida haciendo alardes de ir limpio por la calle ¿verdad?. Pues esto es lo mismo.

Sin embargo, creo que el Deporte Olímpico no está capitalizando todo lo que el Deporte Paralímpico tiene que ofrecer. Porque el Deporte Paralímpico realmente es una oportunidad para poner en valor todo aquello que tiene en esencia: valores, competencias, historias, vínculos emocionales, ejemplos, inspiración, impacto. Pero creo que aún no existe el compromiso para hacerlo.

Por ejemplo, en una familia en la que hay alguien con discapacidad, sería implanteable ahorrar en una silla de ruedas para dedicar ese dinero a comprar más ropa a otra persona que ya tiene suficiente ¿verdad?. Pues eso es exactamente lo que ha hecho el Deporte Olímpico con el Paralímpico haciendo recortes en los Juegos Paralímpicos y derrochando en los Juegos Olímpicos. Ya os digo, esto es sólo un ejemplo.

Creo que el Deporte Olímpico está implicado pero no está comprometido. El día en el que el Deporte Olímpico realmente se comprometa con el Paralímpico a través de sus acciones, ese mismo momento, el propio Deporte Olímpico alcanzará otra dimensión. Esas acciones son desarrollo de producto, producción, inversión, transformación, elaboración, educación, cooperación, patrocinio, colaboración y difusión. Como digo, lo de ahora es “lo mínimo que se despacha”. Es el momento de “resetear” y convertir el deporte Paralímpico en la bendición que supone para el Deporte si se trata adecuadamente .

Mientras tanto no lo haga, el Deporte Olímpico se quedará estancado en su momento actual: un gran evento de carácter mundial que ocurre cada 4 años y donde el 80% de los 29 deportes olímpicos pierden interés entre Juegos Olímpicos y Juegos Olímpicos y le da un poquito de la tarta al Deporte Paralímpico para que sea la anécdota. Por ahora es suficiente, pero en mi opinión el coste de oportunidad que está asumiendo es enorme. Y lo mismo se aplica al deporte en general. Pero eso ya es otra historia.

Aquí un vídeo inspirador de la presentación del emblema de los Juegos Paralímpicos de Río. Hasta aquí, todo bien. Pero, esto es “lo mínimo que se despacha”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s