Alberto Abarza: La historia de un hombre que lucha contra una dura discapacidad que no podrá derrotar.

Resultado de imagen de La historia de un hombre que lucha contra una dura discapacidad que no podrá derrotar.

Compartido por Fuerza Paralimpica.

Publicado por ellibero.cl.

Alberto Abarza tiene 30 años, es padre de una niña de cinco años, practica natación hace algún tiempo y trabaja en un banco. Hasta ahí su vida parece común y corriente.

Pero este hombre lucha día a día contra una enfermedad que lamentablemente no podrá derrotar. Cuando tenía dos años los doctores descubrieron que padecía el síndrome Charcot-Marie-Tooth. “Es una enfermedad que te va debilitando la fuerza del cuerpo día a día. Se va desarrollando poco a poco hasta llegar a una silla de ruedas y ahora lo que me queda es quedar en cama. Además, también afecta la parte respiratoria”, cuenta a “El Líbero“.

Al percatarse que padecía esta enfermedad, Alberto debió enfrentar una profunda depresión. Sin embargo, encontró en la natación una fórmula para ir deteniéndola y que su avance no fuera tan rápido.

Hoy en día se levanta de lunes a sábado a las 04.30 am. y entrena en doble jornada. A tal punto ha llegado su dedicación, esfuerzo y excelencia; que será el único hombre que viajará a competir en esta disciplina a los Juegos Paralímpicos Río 2016.

Pero la natación no es lo único que mantiene a Alberto activo.

Cuando descubrieron que tenía el síndrome Charcot-Marie-Tooth, rápidamente ingresó a la Teletón. Ese lugar fue su segundo hogar hasta los 18 años; no obstante, siempre se ha mantenido ligado. “Es como cuando te vas de la casa de tu mamá, uno siempre va de visita”, relata.

Gracias a la institución, a sus 25 años a través de un programa que ofrece Teletón, ingresó a trabajar al banco Bci. Esta oportunidad sorprendió a Alberto, pues según él “cuesta mucho encontrar trabajo para una persona con capacidades diferentes. Siempre está el prejuicio de la licencia, de que ‘vamos a tener que darle permiso para que esta persona pueda salir, entonces no nos va a rendir’, etc. De ser un beneficio, pasar a ser un cacho”.

Actualmente se desempeña como asistente de inversiones y colaboradores del Bci. “Yo llegué al banco semi caminando, caminaba medio día y el resto en silla de ruedas. Tenía una silla de ruedas que pesaba alrededor de 20 kilos y cuando ellos me vieron que me costaba mucho andar en ella, me regalaron una silla genial de aluminio. Me dieron una herramienta para poder llevar mi vida más tranquila”, comenta.

De hecho, la enfermedad con la que convive Alberto lo ha llevado a no poder teclear bien en el computador. Al darse cuenta de esto, en el banco decidieron cambiarlo de área. Y no sólo eso, también lo han apoyado en lo deportivo: “ellos creyeron en mí desde mucho antes que empezara en la natación”.

Es que el joven, al igual que otras 50 personas más, son parte del programa Bci Sin Límites, que consiste en fomentar la inclusión laboral para personas tanto con discapacidad física y visual. De hecho, esta iniciativa fue una de las principales razones para que la empresa obtuviese este año el primer lugar del Ranking de Sustentabilidad Empresarial PROhumana.

A pesar de que Alberto nunca ha trabajado en otro lugar, según él no necesita irse para valorar todo lo que le han entregado. Y aunque él sabe que su discapacidad “en algún momento me va a dejar en cama, me lo tomo de la mejor manera. Yo estoy viviendo el ahora”.

Fuente: http://ellibero.cl/actualidad/video-la-historia-de-un-hombre-que-lucha-contra-una-dura-discapacidad-que-no-podra-derrotar/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s