Equipo Paralímpico de Fútbol 7 P.C de Australia “Los Pararoos” aseguran el patrocinio oficial de Zest Car

Compartido por  Jorge Peleteiro Rubio e IFCPF – International Federation of CP Football.

Escrito por paralympic.footballaustralia.com.au.

Los Pararoos (Equipo Paralímpico de Fútbol 7 P.C de Australia) han recibido un gran impulso en su camino para clasificarse para la Copa Mundial de Fútbol de la Federación Internacional de Fútbol de Parálisis Cerebral (IFCPF) de 2019 con Zest Care firmando como socio oficial inaugural del Pararoos.

Zest Care, un proveedor aprobado por el gobierno para el cuidado de niños en el hogar y la discapacidad, se ha alineado con los Pararoos y proporcionará fondos y respaldo para asegurar el futuro del equipo hasta 2019.

“Este compromiso de Zest Care es una gran noticia para los Pararoos, ya que proporciona estabilidad y seguridad para el equipo y le permite concentrarse en representar a Australia con orgullo en la escena internacional”, dijo el presidente de la FFA, David Gallop.

“Los Pararoos son un ejemplo fantástico de la inclusividad del fútbol y de cómo es un deporte para todos”.

“Como todos nuestros equipos nacionales, los Pararoos llevan sus corazones en sus mangas cada vez que toman el campo, ya sea en entrenamiento o partidos, por lo que esperamos seguir su progreso hacia la Copa Mundial 2019”.

El Gerente General de Zest Care Jeremy Dykes enfatizó el entusiasmo de la organización por asociarse con los Pararoos.

“Vemos una gran sinergia entre Zest Care y los valores que los Pararoos representan”, dijo Dykes.

“Desde 2001, hemos estado ayudando a individuos y familias a superar desafíos y alcanzar sus metas. Estamos muy emocionados y orgullosos de apoyar el viaje de Pararoos a la Copa del Mundo en 2019.”

Pararoos 

Zest Care Gerente General, Asociaciones Liam Whitley agregó: “El momento no podría ser más perfecto; Ni un equipo que encaje mejor con nuestros propios valores de compromiso y perseverancia. Zest Care tiene una serie de cosas en la tubería en este momento y es increíble que somos capaces de apoyar a los Pararoos en el camino “.

Pararoos El entrenador en jefe Kai Lammert expresó su agradecimiento a Zest Care por su compromiso.

“Estamos muy emocionados de tener Zest Care como nuestro patrocinador inaugural. Este patrocinio nos permite tener más campos de entrenamiento en la víspera de los Campeonatos del Mundo “, dijo Lammert.

“Esperamos que este sea el comienzo de una asociación larga y exitosa mientras miramos hacia el Mundial de 2019”.

El capitán de Pararoos, David Barber, hizo eco de los sentimientos de Lammert.

“Tener Zest Care como el patrocinador inaugural de los Pararoos significa mucho y es un impulso increíble para nuestro equipo y programa”, dijo Barber.

“Los Pararoos han trabajado durante mucho tiempo en y alrededor de la comunidad involucrando a jóvenes con discapacidades en todo el país, ayudándoles en su viaje de desarrollo y dándoles algo para aspirar a como persiguen sus sueños.

“Con el apoyo de Zest Care, nuestro equipo realmente puede concentrarse en prepararse y realizar lo mejor posible, para elevar a los Pararoos a la disputa internacional durante muchos años por venir”.

Pararoos 

El anuncio coincide con el Pararoos que actualmente lleva a cabo un campo de entrenamiento de tres días en el estadio ABD en el suburbio victoriano de Broadmeadow, el hogar de PlayStation 4 NPL Victoria club Hume City FC.

El campamento incluye una sesión de entrenamiento abierta esta tarde (sábado 3 de marzo) de 2.30 a 4.30 pm dando al público una oportunidad de mostrar su apoyo.

También habrá una serie de iniciativas de participación de la comunidad con la ayuda de la Federación de Fútbol de Victoria para continuar la sensibilización sobre el programa de Pararoos y el importante papel que desempeña el deporte en la comunidad tanto para las personas con discapacidad como para las discapacitadas.

“Este campamento tiene tres propósitos clave. En primer lugar, para construir y desarrollar nuestro equipo a medida que comenzamos a afinar nuestro juego tanto técnica como tácticamente para los Campeonatos del Mundo en Argentina a finales de este año “, dijo Barber.

“También es una oportunidad para introducir nuevos jugadores en el equipo para que puedan desafiar para la selección en el equipo de alto nivel, mientras que también nos permite participar con la comunidad. Hemos recibido tanto apoyo en los últimos dos años, lo que ha sido abrumador y muy humillante “.

“La oportunidad de tener una sesión abierta y conocer a algunos de los admiradores maravillosos que han sido tan solidarios con nuestro equipo es algo que todos estamos esperando. Quién sabe, podemos incluso inspirar un Pararoo futuro o dos mientras estamos en él. ”

El campo de entrenamiento ha sido posible con el apoyo de Hume City FC, el consejo de Hume City y la Federación de Fútbol de Victoria.

El público en general puede donar a la Pararoos y su búsqueda para llegar a la Copa del Mundo de 2019 por ir a  asf.org.au/road-to-the-world-cup~~V

Pararoos 

Pararoos – Campo de entrenamiento de Melbourne 3-5 de marzo de 2017

Ben Atkins, David Barber, Chris Barty, Thomas Goodman, Matthew Hearne, Nicholas Prescott, Christopher Pyne, Benjamin Roche, Christian Tsangas, Jack Williams, Jordania De Stefano, Alessandro La Verghetta, Sam Larkings, Zac Jones, Ben Sutton, Jack Starkey, Raymond Ellery, Cosimo Cirillo, Ned McCabe, Rodrigue Niyongere

Acerca de Zest Care:

Zest Care es un proveedor aprobado por el gobierno para el cuidado de niños en el hogar y para personas con discapacidades, que ofrece planes de atención personalizada y de calidad diseñados en función de las necesidades y metas de cada individuo.

Con más de 16 años de experiencia y una amplia gama de planes de cuidados infantiles en el hogar que ya han ayudado a miles de familias en Nueva Gales del Sur, Zest Care ha evolucionado para satisfacer las necesidades de los participantes del National Insurance Disability Scheme (NDIS).

Con un enfoque en el sector de la Primera Infancia y Juventud, Zest Care tiene una amplia experiencia en el apoyo a individuos y familias con discapacidades físicas, salud mental, dificultades de comportamiento, necesidades educativas especiales y educación de la primera infancia. Sus cuidadores han demostrado experiencia en la industria y son cuidadosamente seleccionados para hacer un impacto positivo y lograr resultados alcanzables.

Para más información, visite  zestcare.net.au

Acerca de los Pararoos:

“Somos el Equipo Paralímpico de Fútbol de Australia que representa a nuestro país en la competencia internacional 7-a-side para atletas con parálisis cerebral, lesión cerebral adquirida o síntomas adquiridos por un accidente cerebrovascular.

Somos el ejemplo deportivo de la orgullosa tradición australiana de ir bien, demostrado en cómo entrenamos, jugamos y nos comportamos dentro y fuera del campo. Somos un grupo de jóvenes futbolistas que se sienten honrados de ponerse el jersey verde y oro, que viven con los desafíos de la discapacidad todos los días ya pesar de las probabilidades, hacer lo que amamos – jugar nuestro juego hermoso. Nuestra visión es jugar lo mejor del mundo y vencer a los mejores del mundo y ser una inspiración para más de 700.000 australianos con discapacidades similares. Estamos juntos, luchamos juntos, somos uno. Esta es nuestra historia. Somos los Pararoos.

Para más información, visite  paralympic.footballaustralia.com.au

This article FUE publicado originalmente en: http://www.footballaustralia.com.au/article/pararoos-secure-official-sponsorship-partner-in-zest-care/1hh9pv02imcw21sx20cat0l3c1 .

Anuncios

Juan Luis Pérez, un jugador del Mideba: «No soy ejemplo de nada. Todos superamos algo siempre».

Detrás de la foto ganadora del Premio ‘Sin Barreras’ está la historia de Juan Luis Pérez, un jugador del Mideba que se quedó en silla de ruedas hace doce años.

Juan Luis Pérez, con la foto ganadora de su tatuaje del concurso Sin Barreras. :: Pakopí

Juan Luis Pérez, con la foto ganadora de su tatuaje del concurso Sin Barreras. Foto: Pakopí.

Compartido por Javier Pérez y Locos x el Deporte Adaptado.

Escrito por A. Gilgadohoy.es/deportes.

Cualquiera que conozca a Pakopí sabe que es de esos fotógrafos que dispara con la cámara como respira. Un no parar. Por eso, cuando Juan Luis Pérez se quitó la camiseta de entrenamiento y se puso la oficial del Mideba el día de la presentación del equipo se le fueron los ojos -y el objetivo- a las alas tatuadas en la espalda del baloncestista. Mensaje potente. De los que no hacen falta explicar. El dibujo se lo vio a Beckham y decidió que le vendría como anillo al dedo para trasladar su filosofía de vida. «Quedas en silla de ruedas pero sigues eligiendo lo que puedes hacer en tu vida».

La foto fue galardonada con el Premio ‘Sin Barreras’ de la Diputación de Badajoz. Basta conocer un poco más a Juan Luis para descubrir que no va de farol. A los 16 años empezó montando cocinas en Zamora y en cuanto cumplió los 18 se hizo militar y también fue mediapunta del Atlético Zamora. Iba y venía a diario desde su ciudad hasta el cuartel Diego Portelos de Burgos. Fue precisamente en esa autovía, un viernes a las dos y media de la tarde, cuando el Renault Clio en el que viajaba junto otros dos militares se salió de la carretera.

El conductor salió ileso, el copiloto con algunas contusiones y Juan Luis, que iba en la parte de atrás, con una lesión medular. Dos semanas en el Hospital de Burgos y seis meses en el de parapléjicos de Toledo. Medio año luchando por volver a caminar, pero su lesión era irreversible. Con 21 años asumió que siempre iría en silla de ruedas.

Si alguien espera un testimonio quejoso, lacrimoso o de mala fortuna que cambie de página. Juan Luis es un tipo muy activo, extrovertido y sin pelos en la lengua. Hoy tiene 33 años y recuerda todo este proceso con una serenidad nada impostada. Huye de la compasión como de la peste. «Hay gente que me ve cuando me bajo del coche, y me ayuda. Yo lo agradezco, pero no lo necesito».

Siempre mantuvo, y mantiene, el ánimo en alto. «No soy un ejemplo de nada. Todos tenemos que superar alguna vez algo y a mí me ha tocado esto». Solo echa de menos el fútbol. Adaptarse a la silla fue para él, simplemente, cuestión de tiempo. En Toledo le enseñaron a subir al coche, a bañarse, a montar la silla y hasta le tiraban al suelo para que aprendiera a levantarse.

Allí todo era muy fácil. El problema vino después. Cuando sales a la calle y tienes las rampas, las escaleras, las cuestas y los bordillos. «Al principio los bordillos los rodeaba, hoy casi ni me doy cuenta de que los paso». Su vitalidad postraumática tampoco pasó desapercibida en Zamora. Le llamaron para charlas a los niños en los colegios y siempre terminaba con el mismo consejo: «Nada de quedarse en casa a que te lo hagan todo».

Como si no tuviera la silla.

Juan Luis recuerda que al poco de llegar de Toledo terminó la relación con su novia, pero nunca se planteó volver con su madre o sus abuelos. Se empeñó en hacer lo que hubiera hecho sin silla. Sigue viajando solo a Ibiza, visita a su madre desde Badajoz en su propio coche y mantiene una vida social propia de un joven soltero con ganas de comerse el mundo. «Ahora ligo más. Yo creo que se fijan más en mí porque la silla llama la atención».

En Toledo le propusieron que se apuntara al equipo de baloncesto en silla de ruedas, pero ni se acercó. No le gustaba. Fue dos años después cuando un amigo de Salamanca le invitó. Desde entonces ha pasado por varios equipos y tiene la espinita de llevarse su primer título. Se quedó en el segundo cajón en una Copa de Europa. En Badajoz vive como lo que es: un deportista de élite. Entrena por las mañanas dos o tres horas en el gimnasio de Castelar para fortalecer hombros y brazos. Mete sesenta kilos en press de banca para aguantar las embestidas rivales.

Las tardes las divide entre la sesión de tiros de una hora y entrenamiento con el grupo. En contra de lo que algunos piensan, el baloncesto en silla de ruedas es un deporte exigente y de contacto. Te puedes caer varias veces en un partido y deja heridas de guerra cada temporada. Juan Luis se ha roto dos costillas y la cadera. Tampoco le quita el sueño. «Este deporte es lo que tiene».

Fuente: http://www.hoy.es/deportes/baloncesto/201703/04/ejemplo-nada-todos-superamos-20170304001402-v.html