Dutto, el primer parapléjico que corre en motos: “No necesito las piernas”.

Rally Dakar 2019.

 Lleva tres ‘mosqueteros’ españoles.

Publicado por Enrique Naranjo. San Juan de Marcona (Perú). marca.com/motor/dakar

La historia del Dakar está llena de retos, pero pocos, o ninguno como el que afronta Nicola Dutto: es el primer piloto parapléjico de motos que intenta vencer al Dakar sólo con ayuda de sus brazos… y con el apoyo de sus tres ángeles de la guarda, españoles todos ellos, que velan por él en carrera y son sus piernas… y su corazón.

¿Cómo es posible? ¿De qué forma un piloto de motos puede conseguir esto? Es lo primero que acertamos a preguntarle, impresionados. “No te lo sé ni explicar”, responde a MARCA el que merece ser considerado como uno de los grandes héroes de la historia del Dakar, pase lo que pase en los próximos días. “En la moto la mayoría se conduce con las piernas, pero yo ya me he acostumbrado a no tenerlas. No las necesito. Si lo piensas, solo se usan para no caerte o en las zonas lentas. Yo he aprendido a lograr el equilibrio en la moto sin usarlas. Bruce Lee decía aquello de ‘be water, my friend, sé como el agua, que siempre encuentra el camino’. Pues yo soy así, tengo que encontrar mi camino sin pararme”. Y este año ya lo ha hecho en dos ocasiones: en el Rally Merzouga y en el Hearts of Maroc, que ha conseguido completar.

Dutto pilota una KTM modificada con una jaula metálica en la que coloca las piernas y apoya los pies, que lleva atados con unas cinchas. A su vez, en la pelvis también lleva un cinturón. En caso de caída, porta una navaja con la que liberarse para escapar, por ejemplo, en caso de incendio o si cayese en un río. Los mandos de la moto están adaptados, con un cambio electroactuado que maneja con el meñique izquierdo y un embrague automático como el de las motos de campo. El asiento es especial, con un cojín que le protege de las llagas que se pueden crear en la zona sin sensibilidad y un apoyo para la espalda.

No quiero presentarme como un ejemplo o un héroe”.
Nicola Dutto

“El Dakar es la carrera reina, pero en el fondo es una como otra cualquiera”, dice a MARCA con una seguridad que sobrecoge. No en vano, para poder tomar la salida ha tenido que cumplir con los mismos requisitos que cualquier otropiloto de motos: acabar una carrera del Dakar Series o del Mundial de raids. “Tras el accidente -sucedido en 2010- nunca imaginé que volvería a montar en moto, pero sabía que quería seguir en las carreras, aunque fuese como promotor. Luego empecé a correr en buggy, pero me di cuenta de que lo me gustaba era la moto. Así que volví, fui adaptando mi pilotaje y dos años después ya tenía el equilibrio perfecto, empezamos a hacer carreras y pensamos: ¿por qué no el Dakar?”.

Una idea loca… algo que también pensó la organización del Dakar inicialmente, preocupada por la seguridad de Nicola en circunstancias concretas, como en caso de incendio de la moto o cuando el recorrido visita zonas de agua. “Tenemos soluciones para todo. Si hay fuego los chicos llevan extintor y si hay agua también lo hemos entrenado“. Este año, después de acabar con éxito el Rally de Merzouga, al Dakar no le quedó más remedio que aceptar su inscripción.

“Los cuatro nos organizamos de una forma que a mí me permite centrarme en tener un ritmo sostenido y no pararme nunca”. Ese es el objetivo en cada etapa, no tener que detenerse porque, en ese caso, la caída es inmediata. “Víctor Rivera va delante ya que es el que mejores dotes de navegación tiene y él me va marcando las dunas. Pablo y Julián son dos toros, ellos son los que me levantan si me caigo. Yo intento mantener siempre una velocidad mínima y un buen equilibrio. Con eso no hace falta gastar muchas fuerzas”, explica.

Dutto no es un recién llegado, ha competido en enduro, ha corrido Bajas en Europa y Estados Unidos y es un piloto rápido y experimentado. De hecho, no tiene reparos en reivindicar su lugar en este Dakar: “Puedo estar atado a la moto, pero tengo más experiencia en moto que muchos de los pilotos que se enfrentan al Dakar”. En su primer rally, obtuvo permiso para competir a condición de que un médico saliese junto a él y Julian Villarubia en una tercera moto… A los tres kilómetros les había dejado atrás.

Sin duda, Dutto es el héroe del Dakar 2019, por mucho que él lo rehuya: “Me gusta tener un perfil bajo, no quiero presentarme como un ejemplo o un héroe. Soy Nicola, antes corría en moto y ahora también. Hacer el Dakar será grande para mí mismo, eso es lo único que me importa”. En ello está.

La aventura de Dutto sería imposible sin su escolta fiel. Tres dakarianos españoles que antes de ser los pretorianos del italiano fueron rivales, pero que ahora forman una unidad indisoluble. El más cercano a Dutto es Julián Villarrubia, que no duda en calificar el desafío de su compañero como “la hazaña deportiva más grande del siglo”. Y está convencido de que podrá conseguirlo: “Te lo aseguro. Somos cuatro personas, pero somos uno. Uno puede tener debilidad, pero hay tres más empujando. Vamos a tener dificultades terribles, si no podemos llegar a las 7 de la tarde, llegaremos a las 7 de la mañana”.

Pablo Toral es la fuerza personificada, un titán que actúa para asistir a Nicola cuando se cae. “Si le pasa algo tienes que atascar tu moto, levantarlo, empujarlo para salir, levantar tu moto y arrancar. Y luego pillarle, que no es nada fácil”. Pero precisamente por ello pelea tiene más sentido: “Nos agota físicamente a los tres, pero llegar a la meta con él sería cumplir el sueño de acabar el Dakar, elevado al cuadrado”.

Es la hazaña deportiva más grande del siglo”.
Julián Villarubia (piloto Dakar)

Caso aparte es el de Víctor Rivera, que ya había colgado la moto, pero no se lo pensó cuando le llamaron para formar parte de esta historia: “Acabé aborrecido de la moto, pero esto me ha devuelto la ilusión por las carreras y por ir en moto, le veo otra vez el sentido a todo”, dice a MARCA. El maño está afrontando el Dakar con las secuelas de una fuerte caída en la que se golpeó fuertemente la cabeza: “Fuerzas tengo pocas, porque llevo dos meses sin entrenar ni subirme a la moto, pero voy a darlo todo. ¿Sabes ese dicho que dice ‘era imposible, pero ellos lo lograron porque no sabían que era imposible?. Esos somos nosotros”.

Fuente: https://www.marca.com/motor/dakar/2019/01/09/5c34e0b7ca4741597f8b45e9.html

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.